¡Bienvenid@!

Si aún no me conoces, es probable que te preguntes: “¿Zary?”

Mi nombre no es un apodo ni un nombre artístico. Viene de Irán, sucesor histórico de Persia. Me lo pusieron por mi bisabuela, quien también se llama Zary, y que nació en Irán, como mi abuela.

–Wow, ¡qué exótica!– suelen decirme.

En realidad, me divierte porque nunca he visitado Irán. No hablo la lengua local y, a diferencia de mi madre, abuela y bisabuela, heredé la tez clara de mi padre.

Dejando atrás el tema del nombre… Actúo, escribo y, cuando me atrevo, dirijo. Actualmente me enfoco más en la dramaturgia, algo nuevo para mí. Ya sabéis el dicho: “Si no te sale el trabajo, móntatelo”. Pues en eso estamos. Me apasiona la creación artística y la comunicación.

En la actualidad, estoy cursando un máster en Traducción y Tecnologías en la UOC para ampliar mis oportunidades en el futuro. Aprendo a utilizar herramientas tecnológicas de traducción asistida y, al mismo tiempo, perfecciono habilidades como localizar, analizar, traducir, revisar y generar textos de calidad.

Además, estoy inmersa en la creación de “La Buena Hija”, una obra de teatro que he escrito y planeo protagonizar. Aunque siento vértigo cada vez que lo menciono en voz alta, estoy entusiasmada. Puedes seguir mi proceso creativo por aquí: @labuenahija_obra “LA BUENA HIJA”

La pregunta del millón: ¿Cine o teatro?

Fácil: ambos, pero de manera diferente. Me fascina el resultado del cine y todo el proceso de rodaje (me he tragado muchos “Making Of”), pero no hay nada como actuar en la efímera magia del teatro.

Si quieres conocer más sobre mí y mi trabajo, échale un vistazo a mi página web. ¡Gracias por tomarte el tiempo de leerme hasta aquí!